Inicio

     Desde el Equipo 43,19 de nuestro colegio os damos la bienvenida a este Blog de Innovación Educativa. El objetivo de este blog  es ofrecer una pequeña muestra de  algunas de las prácticas educativas que llevamos a cabo diariamente en nuestras aulas.

     Desarrollamos una pedagogía basada en el carisma de nuestros fundadores y actualizada en las nuevas investigaciones y conocimientos pedagógicos que nos lleven a una mejor manera de ayudar a los niños/as y jóvenes a obtener lo mejor de sí mismos mediante una educación integral de calidad.

     La experiencia nos ha demostrado que el aprendizaje es ante todo personal y depende, en parte, de la buena organización cerebral de cada uno. Esto nos lleva a definir dos pilares de nuestra metodología:

  • La estimulación temprana, como medio eficaz para ayudar a crear nuevas y buenas sinapsis entre las neuronas, verdaderas protagonistas en la configuración del cerebro. Una buena organización neurológica, prepara para desarrollar en todo su potencial el aprendizaje en los primeros años y posteriormente.
  • Aprendizaje por el descubrimiento (Brunner): “Más importante es el cómo se aprende que lo que se aprende” y Aprendizaje significativo (Ausubel): “El factor más importante que influye en el aprendizaje es aquello que el alumno ya sabe”. Este aprendizaje ofrece siempre un engarce antiguo sobre el que sustentar el nuevo conocimiento, los alumnos aprenden con más facilidad y mantienen los conocimientos durante más tiempo.

     La constatación y la aceptación de la diversidad del alumnado de nuestras aulas nos han llevado a respetar el ritmo de aprendizaje de cada uno. El conocimiento de la teoría de “Inteligencias Múltiples” (H.Gardner) no solo ratifica la eficacia de la estimulación temprana sino que nos facilita comprender las distintas maneras de aprender propias de cada alumno a la hora de procesar una información y adquirir un conocimiento, siempre de acuerdo al menor o mayor desarrollo de alguna de esas ocho inteligencias por él definidas y a las que añadimos una novena, la espiritual.

     Este conocimiento nos lleva a proponer una metodología basada en el conocimiento y desarrollo de los nueve tipos de capacidades cognitivas que desarrolla inteligencia personal. Desde la lógico-matemática y la lingüistica-verbal hasta la intrapersonal y la interpersonal indispensables y básicas dado que desarrollan la capacidad de conocerse a sí mismo y la de conocer y aceptar a los demás, facilitando el desarrollo de las otras inteligencias.

     Un pensamiento correcto, la eduación de la voluntad, el conocimiento y el control de las emociones son medios adecuados para que los alumnos sean capaces de pensar bien, para actuar bien y de ese modo, colaborar en hacer un mundo más humano.

Esto nos lleva a proponer dos pedagogías que posibiliten que los alumnos sepan pensar ante situaciones problemáticas:

  • Metodología de proyectos (Dewey y Kilpatrick) como procedimiento idóneo para enseñar a los alumnos a aunar la vida real y la escuela
  • Destrezas de pensamiento (R. Swartz) como medio para el desarrollo de las habilidades del pensamiento que les facilite no solo ser protagonistas de su propio aprendizaje, sino llegar a saber utilizar diferentes estrategias que les permitan comprender mejor, decidir libre y adecuadamente para que todo aprendizaje sea de verdad para la vida.

     Una buena organización en la mente de los alumnos facilita no sólo que sigan con éxito sus estudios, sino que sean capaces de transmitirlos a otros contextos de su vida.

     Al igual que los educadores, los alumnos no viven solos, son seres sociales. La eduación deber desarrollar esta dimensión social. Las investigaciones de Vigotski afirman que las funciones superiores se originan como relaciones entre los seres humanos dejando sentado que el desarrollo psicológico se interpreta como interiorización de una relación social, reconociendo pues esta función social, nos lleba a plantear una forma de trabajo en nuestras aulas:grupos cooperativos como método para educar a los alumnos en la capacidad de compartir, vivir y trabajar con otros.

     El trabajo en grupos cooperativos enriquece el aprendizaje, aumenta la sensibilidad social y enseña no solo a trabajar en grupo, sino a trabajar para y por el grupo. La responsabilidad personal y la atención a los compañeros, el sentido de pertenencia al grupo y el respeto a las normas del pequeño y grande son formas adecuadas de aprender prácticamente a vivir y a convivir en sociedad. La cooperación entre iguales es una estrategia didáctica de primer orden. La cooperación incluye el diálogo, el debate y la discrepancia, el respeto a las diferencias, saber escuchar, enriquecerse con las aportaciones ajenas y tener la generosidad suficiente para ofrecer los mejor de sí mismo.

     Enseñamos para dar respuesta a las necesidades de los alumnos y de la sociedad cambiante. Por ello concebimos el trabajo en el aula como un tiempo para que los alumnos conviertan su potencial intelectual y humano en habilidades y destrezas para vivir plena  y satisfactoriamente. Aspiramos a que sean y se sientan más competentes. Con este enfoque competencia, de la educación asumimos los siguientes planteamientos.

Desarrollo competencial de alumnado: Provocar el desarrollo de las competencias básicas para desarrollar capacidades más que transmitir informaciones y conocimientos.

Constructivismo social: El ambiente de aprendizaje óptimo es aquel donde existe una interacción dinámica entre los instructores, los alumnos y las actividades que proveen oportunidades para los alumnos de crear su propia verdad, gracias a la interacción con los otros. Enfatizamos la importancia de la cultura y el contexto para el entendimiento de lo que está sucediendo en la sociedad y para construir conocimiento basado en este entendimiento gracias a la construcción y reconstrucción planificada de los esquemas de conocimiento y pensamiento del alumnado.

-Vinculación de los aprendizajes con la vida cotidiana: El desarrollo de las competencias fundamentales requiere focalizarse en las situaciones reales y proponer actividades auténticas. Vincular el conocimiento a los problemas importantes de la vida cotidiana de nuestros alumnos.

-Aprendizaje crítico: El desarrollos de proyectos y actividades auténticas conduce a la configuración de entornos cotidianos para el aprendizaje crítico.

-El alumno activo: Provocar aprendizajes relevantes de las competencias básicas requiere implicar activamente al estudiante en procesos de búsqueda, estudio, experimentación, reflexión, aplicación y comunicación del conocimiento.

-Aulas abiertas y flexibles en horarios: La organización espacial y temporal de los contextos escolares ha de contemplar la flexibilidad y creatividad requerida por la naturaleza de las tareas auténticas y por las exigencias de vinculación con el entorno social. La tendencia a romper el grupo tradicional de aula será una constante en el diseño de tareas, talleres y proyectos de aprendizaje.

-Entornos estimulantes: La estrategia didáctica “excelente” será aquella que parta de la preparación de entornos de aprendizaje caracterizados por el intercambio y vivencia de la cultura más viva y elaborada.

-Aprender a aprender: El aprendizaje relevante requiere estimular la metacognición de cada estudiante, su capacidad para comprender y gobernar su propio y singular proceso de aprender y de aprender a aprender.

-Clima afectivo positivo: “La educacióm es obra de amor” El desarrollo de las competencias requiere proporcionar un entorno seguro y cálido en el que el aprendiz se sienta libre y confiado para probar, equivocarse, realimentar, y volver a probar.

-Evaluación como aprendizaje: Consensuar qué vamos a evaluar e implicar al alumno en el conocimiento de esos criterios de evaluación predispone a focalizar la atención y a dirigir los esfuerzos por aprender de todos y cada uno de los miembros de la Comunidad Educativa en la dirección esperada. La evaluación educativa del rendimiento de los alumnos ha de entenderse básicamente como evaluación formativa, para facilitar el desarrollo en cada individuo de su potencial de actuación y comprensión.

-Cambio en el rol del profesor: La función del docente para el desarrollo de las competencias puede concebirse como la tutorización del aprendizaje de los estudiantes, lo que implica diseñar, planificar, organizar, estimular, acompañar, evaluar y reconducir sus procesos de aprendizaje, desde el primer segundo del día escolar hasta el último. Cada momento es único para ser auténticos mediadores entre la zona de desarrollo actual de los alumnos y sus zonas de desarrollo próximo.

-Acercamiento de la vida en la escuela a la vida en la sociedad actual: La innovación a la que aspiramos debe realizarse sobre las innovaciones y ventajas potenciales de las nuevas tecnologías, aceleradoras y optimizadoras de la eficacia didáctica del docente.